¡YA COMENZÓ! DESPACHO GRATIS | SOLO POR 72 hrs. POR COMPRAS SUPERIORES A $35.000.-
Preventas

La Soberanía

Tan bajo como $0

¿ POR QUÉ leer, al borde del fin de siglo, una obra como La soberanía, escrita y publicada en 1927? Hermann Heller toma partido y participa en un debate irreductible junto con pensadores como Bodin, Maquiavelo, Rousseau, Hegel y Kelsen, entre muchos otros. Heller hace una crítica fecunda de las ideas de Kelsen, fundador de la Escuela de Viena y padre de la Teoría Pura del Derecho, a la cual pretendía, influido por el positivismo en boga a finales de 1800, atribuirle un carácter científico. Para Kelsen, lo jurídico es una forma que puede prescindir de la realidad, donde al mejor estilo kantiano, el ser y el deber ser son términos excluyentes que dan lugar a diferentes ciencias. A partir de allí, Kelsen establece una jerarquía de las normas jurídicas, destruyendo el concepto de soberanía a partir del pueblo y separando del derecho los fenómenos sociales, políticos y económicos. Para Hermann Heller, por el contrario, las tesis del maestro de Viena son un vaciamiento del derecho, una confusión que impide a muchos juristas ver que el derecho surge de una sociedad determinada. La soberanía, en última instancia, no emana de una ley suprema en abstracto: la comunidad, a través del Estado como instancia decisoria, es titular de la soberanía. Heller es un clásico cuya obra, por su claridad, ilumina este mundo de la última década del siglo XX, a la vez globalizado y fragmentado. El Fondo de Cultura Económica ha publicado otra obra clásica de este autor: Teoría del Estado.